Universidade de Vigo
Nome do centro
Cabeceira

Vigo pisará la Antártida por séptima vez el 10 de febrero para estudiar el cambio climático

El equipo de biólogos liderado por Mariano Lastra permanecerá durante un mes en isla Decepción para realizar experimentos en zonas volcánicas y cultivos de pequeños crustáceos.

La séptima misión viguesa arribará al continente helado el próximo 10 de febrero para realizar experimentos en las zonas con actividad volcánica de isla Decepción. El equipo liderado por el biólogo Mariano Lastra completará la segunda fase de un proyecto iniciado en la anterior Campaña Antártica Española para determinar los efectos del cambio climático sobre las macroalgas y la microfauna de la zona.

La expedición olívica repite integrantes y, si se cumple el calendario previsto, Lastra, Jesús Souza, Jesús López y Manuel García Gallego permanecerán durante un mes en la base Gabriel de Castilla, hasta el 12 de marzo. De esta manera, volverán a ser sus últimos ocupantes antes de que el Ejército de Tierra la cierre definitivamente hasta el siguiente verano austral.

Los biólogos vigueses cambiarán de escenario en esta ocasión. En su anterior estancia, instalaron campanas de policarbonato en playas no calientes de la bahía Foster, en el interior de la isla, para provocar un efecto invernadero sobre las algas varadas. Sin embargo, en 2017 realizarán la mayor parte de sus experimentos en la bahía Telefon, una zona volcánica cuya fisonomía actual es resultado de las últimas erupciones registradas hace 50 años.

"Es una de las zonas con mayor protección ambiental y de acceso más restringido", apunta Lastra sobre las implicaciones de su declaración como Área Antártica Especialmente Protegida.

La isla Decepción, con forma de herradura, es un volcán en activo que emerge a través de suelos calientes, aguas termales que pueden alcanzarlos 65 ºC y fumarolas, los gases que emiten las lavas. En la bahía Telefon, el calor remanente proporciona un calor anaranjado a las piedras de la playa. Allí se encuentra una estación de seguimiento de los investigadores de la Universidad de Cádiz que mantienen un control vulcanológico de toda la isla desde hace años.

El plan de trabajo de los biólogos vigueses también incluye experimentos de mesocosmos para cultivar en tanques que reproducen los ecosistemas naturales un crustáceo microscópico muy abundante en la Antártida y que se alimenta de algas, Gondogeneia antarctica.

"Son experimentos al aire libre que haremos en la base Gabriel de Castilla pero con temperatura controlada. Este anfípodo herbívoro es un consumidor primario y la idea es cultivarlo para estudiar cómo le afectarán los distintos escenarios de cambio climático. Queremos ver los efectos en las tasas metabólicas y en su comportamiento trófico que causan las distintas temperaturas previstas", explica Lastra.

El destacamento militar que gestionará este año la base ya está en Argentina y su llegada a Decepción está fijada en torno al 18 de diciembre. Según el programa establecido, la expedición viguesa volará hasta Chile y zarpará de Punta Arenas el 6 de febrero. Su estancia en la isla coincidirá de nuevo con el final del verano austral, por lo que disfrutará de un tiempo menos benigno.

En su última visita, el viento y las tormentas destrozaron uno de su experimentos en la bahía Foster. "Las condiciones serán parecidas pero esta vez ya vamos aprendidos. Hemos preparado todo para que aguante", señala Lastra.

Los biólogos llevan meses trabajando con las muestras recogidas en la primera campaña. Gran parte de ellas se analizan en el Cacti, el centro de apoyo científico y tecnológico de la Universidad. "Estamos separando e identificando el material. Y por ahora los resultados están siendo bastantes interesantes", destaca.

El proyecto vigués, financiado por el Ministerio de Economía con 50.000 euros, es uno de los 16 incluidos en la XXX Campaña Antártica Española 2016-17.

Militares e investigadores forman un contingente de 160 personas que pasarán por la Gabriel de Castilla y la otra base española en la Antártida, la Juan Carlos I de la isla Livingston, y que contará con el apoyo logístico de los buques oceanográficos Hespérides y Sarmiento de Gamboa. Este último partió desde Vigo, donde tiene su base, hacia Punta Arenas el pasado noviembre con parte del material logístico y científico necesario.

 

Lee la noticia en su fuente original: Faro de vigo